25 noviembre, 2020

¿Cómo controlarte?

¿Te resultan familiares situaciones en las cuales te arrepentiste por decir o hacer algo?

¿Te resultan familiares situaciones en las cuales te arrepentiste por decir o hacer algo? Sin lugar a duda es agobiante y quisieras nunca haber reaccionado de esa manera, así que para aprender cómo controlar mejor tus emociones, aprendamos que pasa en tu cabeza. El cerebro almacena los recuerdos en parte diferentes, pero todo lo que nos ha enfurecido, asustado o nos ha hecho muy felices se almacena en un órgano llamado amígdala, está encargada de almacenar la parte emocional de la memoria, en pocas palabras, tu enojo, tristeza o frustración. Ahora bien ¿adónde surge el descontrol de las emociones?, el neurocientífico Joseph Ledoux: descubrió que existe un “callejón” por decirlo así, en el cerebro, una conexión entre la amígdala y el tálamo; Es una conexión rápida y pequeña, revisa TODO de momento a momento y si alguna situación se parece a otra en la cual hayamos experimentado miedo, enojo o alegría, activa algo que conocemos como secuestro de amígdala. El secuestro de amígdala se caracteriza por tener una reacción repentina y rápida, una emoción fuerte y por último cuando todo se calma uno se percata que ha cometido algo inapropiado, y las tan famosas frases,

¿Por qué dije esto? ojalá no hubiera hecho aquello. Por ejemplo, piensa en esa ocasión que tuviste una discusión con tus padres, y dijeron esa frase que tanto detestas, ¿sentiste como el enojo exploto dentro de ti, recorrió tu cuerpo, dijiste algo que no debías y luego lo lamentabas?

Ese es un secuestro de amígdalas,  cuando tus emociones dominan la razón. Ahora bien ¿Cómo puedes controlar tus emociones? Paso uno, piensa antes de hablar, no sueltes lo primero que se te ocurra cuando te sientas atascado, intenta ver que hay detrás de las palabras de las personas que te rodean. Paso dos, habla con respeto, sin importar el tema aprende a hablar despacio y sin levantar la voz ni hagas gestos que reflejen fastidio. Paso tres, escucha con atención, en vez de querer decirlo todo tu o interrumpir para justificarte, presta atención a quienes te hablen, no te servirá salirte con la tuya y contradecirlos. Al contrario, solo empeoraras las cosas, ya habrá tiempo para que expliques tu punto de vista. Paso cuatro, encuentra un modelo, una persona que se comporta como tu quisieras, ve y pregúntale que le ayuda a el y ponlo en práctica. Observa cuando te descontrolas, quien te provoca y como reaccionas, así de antemano estarás preparado para saber cómo reaccionar. Tener control de tus emociones te permitirá tener una toma de decisiones efectiva e inteligente así nunca te arrepentirás de ninguna de decisión que tomes. Recuerda todos tenemos el poder de hacer la diferencia.

Translate »