8 junio, 2021

“Cuando las cosas no salen como esperas”

 “Cuando las cosas no salen como esperas, la satisfacción más grande es saber que no te diste por vencido”

Imagínate la siguiente historia. Vas de viaje por la carretera hacia un lugar que te gusta mucho, de repente notas que el vehículo en el que te diriges comienza a perder la velocidad poco a poco, al percibir esa desaceleración, decides poner las luces de emergencia, hacerte a un lado de la carretera y revisar cuál es la causa de ese problema, cuando te bajas notas que dos neumáticos de tu vehículo están pinchados, uno totalmente desinflado y el otro perdiendo el aire poco a poco, ¡vaya problema! En ese momento en que asimilas la situación, recuerdas que llevas contigo una caja de herramientas y un neumático de repuesto, al saber que solo puedes reemplazar una rueda de las dos dañadas, rápidamente te esmeras por reemplazar aquella que a perdido el aire por completo, para así ponerte en marcha lo más pronto posible antes que la otra se desinfle por completo. Mientas intentas cambiar la rueda una gran adrenalina corre por tu cuerpo y te preguntas ¿lograré cambiar la rueda a tiempo?, ¿resistirá para llegar a una gasolinera? ¿podré llegar a mi destino?, a pesar de ese cuestionamiento logras cambiar la rueda. Rápidamente sin perder tiempo guardas tus herramientas, te subes a tu vehículo y te pones en marcha,

avanzas unos kilómetros hasta que a lo lejos logras ver una gasolinera, al llegar a ella buscas rápidamente llenar de aire tus neumáticos, mientras inflas la rueda de repuesto, la válvula que conecta la manguera con la rueda estalla, lo que causa que esta pierda el aire por completo, impidiendo de esta manera que se pueda inflar nuevamente, ¡Lo que faltaba! 

Sin embargo, tienes esa meta fija de llegar al lugar que te diriges, por lo que surge una fuerte determinación y haces los esfuerzos necesarios para poder solucionar el problema. Te acercas cortésmente a un trabajador de la gasolinera y le preguntas si conoce algún lugar cerca donde puedan reparar tus neumáticos, el te responde que si, amablemente los trabajadores desmontan las ruedas dañadas para repararlas. Después de solucionar el problema, logras llegar a ese lugar que tanto te gusta, finalmente tus esfuerzos tuvieron resultados.

De igual manera en la vida nos enfrentamos a diferentes circunstancias, que hacen que encendamos nuestras luces de emergencia y busquemos un lugar seguro en la carretera para resolver esas situaciones que nos impiden continuar, recordar los sacrificios que hemos hecho, los logros que hemos alcanzado y la meta que queremos alcanzar, ayuda bastante para seguir adelante. Buscar ayuda de personas con experiencia y madurez, permite comprender detalles que probablemente hayamos pasado por alto.

 “Cuando las cosas no salen como esperas, la satisfacción más grande es saber que no te diste por vencido”

Translate »