13 septiembre, 2021

¿Hablas el idioma de tu hijo?

En ocasiones he escuchado personas que están hablando de forma muy fluida otro idioma diferente al español

Es maravillosa la habilidad de poder comunicarse con personas de diferentes países, no solamente por conocer el vocabulario en general, sino también sobre la cultura.

He tenido la oportunidad de compartir con un caballero muy autentico, él es alguien que sabe hablar en náhuat; es muy agradable conversar con él, porque le encanta compartir sobre lo que conoce; teniendo una plática sobre la facilidad o dificultades de aprender náhuat, me dijo que tenía que practicarlo y disfrutarlo; debo admitir que tengo cierto interés en aprender náhuat y todo gracias a la emoción con la que este caballero se expresa de esa lengua.

Unos años atrás también tuve un interés particular de aprender Lengua de Señas Salvadoreñas; fue algo que me flecho al ver personas comunicándose en Lengua de Señas, viéndolos sentía que sin sonidos podía comprenderlos; aun sigo aprendiendo y es un mundo maravilloso, tenemos tantas cosas en común pero la barrera de lenguaje coloca ciertos obstáculos para ellos y para nosotros; en su momento pedí un consejo para aprender rápidamente, curiosamente me dijeron que tenía que practicarlo y sobre todo disfrutarlo. Pero un idioma que tenía varios años de no practicar y expresarme ha sido un idioma que me ha dado mucha alegría recordarlo, practicarlo y disfrutarlo, además me ha ayudado a resolver situaciones difíciles o conflictivas; todos en el mundo lo conocemos y todos en el mundo lo olvidamos. Honestamente me vi obligado a volver a practicar ese idioma, empecé con lo básico

prestar atención a los sonidos y la intensidad, luego de un tiempo mi maestro me llevo a otra etapa que era la de incluirle los gestos a esos sonidos, no era nada fácil pero mi interés crecía a niveles descomunales; fui poco a poco mejorando mi atención porque antes de hablarlo necesitaba comprenderlo, empecé a ser alguien con una inmensa escucha activa y muy intuitivo, luego me sentía capaz de identificar necesidades solo con gestos o señales específicas, para finalmente escuchar las primeras palabras de mi mentor, entre ellas la primera exactamente fue papá.

Sé que para muchos padres es complicado comunicarse con sus hijos, pero es porque han dejado de practicar ese idioma; algo que nos facilitará la comunicación con nuestros hijos es dejar a un lado las palabras complicadas y ocupar un lenguaje más sencillo, con velocidad pausada, en ocasiones será necesaria la repetición de un mismo mensaje, porque no será hasta los 20 o 25 años de edad aproximadamente, que el lóbulo prefrontal culminará su maduración; sabiendo esto es necesario prestar atención a las palabras que usan nuestros hijos, poder nivelarnos para hablar el mismo idioma e incluir una emoción positiva en lo que les comunicamos, con eso ayudaremos en la armonía familiar como a su salud mental y emocional.

Translate »