27 enero, 2021

Pautas para crear buenos hábitos

¿Te has preguntado alguna vez, como influyen tus hábitos en tu salud mental?

Mucho se habla y escucha sobre los hábitos, sobre todo en este inicio de año, entre los más comunes están levantarse más temprano, comer saludable, hacer ejercicio, leer un poco más, entre otros, pero pocas veces nos percatamos del impacto que crea en nosotros el tener o no hábitos saludables.

Algunas personas suelen encontrarse en estados de intranquilidad, estrés, nerviosismo, problemas para conciliar el sueño, etc. Muchas de estas manifestaciones coinciden con rutinas carentes de hábitos que les dejen llevar una vida más organizada y que les permita cumplir con sus actividades laborales, familiares, sociales y personales de forma adecuada. Sin embargo, muchos son los que desean cambiar sus hábitos, pero no saben como empezar a hacerlo y al no tener una estrategia correcta, terminan desmotivándose, dejando de lado sus propósitos. Lo primero que debemos comprender es cómo funcionan los hábitos, estos son mecánicos, lo cual quiere decir que muchos de ellos los hacemos de forma automática a través de una señal que nos indica que debemos hacer aquello, por ejemplo: tomar café por la tarde, cepillarse los dientes después de comer o ponerse el cinturón al entrar en el vehículo, son cosas que muchas veces hacemos sin pensar. Estos hábitos han sido adquiridos a lo largo de la vida y hacerlos significa la obtención de una recompensa (aun cuando el hábito sea malo, tendrá una intensión positiva para quién lo realiza).

A todo esto, se le conoce como ciclo del hábito, dicho ciclo está conformado por 3 pasos: una señal, el hábito y una recompensa,

veamos como funciona esto con el siguiente ejemplo: cepillarse los dientes después de la comida, la señal que recibe el cerebro es que acabas de comer, este, se encarga de enviar el mensaje de que debes ir a lavarte los dientes, posterior a esta actividad viene la recompensa que es, tener tu dentadura limpia y saludable.

Ahora que conocemos cual es el ciclo del hábito, es necesario que te hagas dos preguntas: ¿Qué recompensas están dando los hábitos que tienes actualmente? Y ¿Qué recompensas deseo tener en el futuro? Una vez te hayas contestado estas preguntas, podrás tener objetivos reales que serán los motivantes para comenzar a desarrollar nuevos hábitos, algo importante es tener presente que al pensar en ello te concentres en la recompensa y no en lo complicado que puede ser el hábito que deseas desarrollar, de este modo será más difícil que llegue la desmotivación.  

Diseñar una estrategia para el desarrollo de hábitos es algo indispensable, ya que esto ayuda a que tengamos una formula especifica para actuar y que no llevemos a cabo nuestro nuevo hábito solo cuando recordemos que tenemos ese propósito, por ejemplo: si deseas salir a correr luego de la jornada de trabajo, te pones tu ropa deportiva al llegar a casa, esta estrategia servirá como señal a tu cerebro de que es hora de ir a correr.

Finalmente, es importante que vayas poco a poco y no te presiones, cuando se trata de implementar nuevos hábitos estamos cambiando de cierta forma una rutina que posiblemente llevamos muchos años desarrollando, nuestro cerebro y nuestro cuerpo (que también tiene memoria) necesitan tiempo para asimilar esta nueva información y hacerla propia.

Translate »