12 enero, 2021

¿Y MI HIJO CUANDO VA A MADURAR?

Tus hijos alcanzarán la madurez a los 23-27 años. Esta madurez es solo a nivel orgánico / fisiológico. Lo que pasa es que este término madurez ha sido mal empleado / degenerado.

Lo que maduran son las partes del cerebro que supuestamente se encargan de almacenar las emociones y tomar las decisiones al respecto, y su conexión entre sí. Estas partes son conocidas como la parte frontal del cerebro –encargada del autocontrol, toma de decisiones y razonamiento, entre otras y la amígdala, hipocampo y núcleo caudado.

¿Por qué digo supuestamente? Porque hay nuevos estudios que comprueban que las emociones no se almacenan en partes específicas del cerebro. Las emociones, al igual que los recuerdos, están distribuidas en todo el cerebro a través de conexiones neuronales, conexiones de aprendizajes.

Volviendo la pregunta de cuándo va a madurar tu hijo, debes enfocarte en este periodo en el que estas partes del cerebro se están conectando.

Antes de hablar con tu hijo, escúchalo. Permítele expresar cómo se siente a su manera, que descubra sus sentimientos. No lo juzgues ni lo detengas a que no se sienta así. Aunque a ti te parezca absurdo, para él puede ser muy importante. Y contradecirlo en sus momentos difíciles, de confusión, puede hacer que te vuelvas su enemigo.

Guíalo a que asocie pensamientos coherentes con sus sentimientos. Y a que asocie acciones coherentes con sus pensamientos y sentimientos. Si tú no lo aprendiste, aprende con ellos. Aprendan que para cada pensamiento hay una acción –aunque sea la acción de no hacer nada.

Aprendan a hacerse responsables de las consecuencias de estas acciones, de las que desencadenan de sus pensamientos relacionados con sus sentimientos.

Recuerda esto: un evento te produce un sentimiento que te lleva a una emoción, y una emoción te lleva a varios pensamientos que te llevan a tomar cierta acción. La repetición de estas acciones, se vuelve tus hábitos. Este conjunto de hábitos forma tu carácter que es el que te tiene dónde estás ahorita. En tu destino. ¿Has escuchado decir que tú eres el creador de tu propio destino? Pues no es solo una frase bonita; es real.

Por eso, es en esta etapa que se conectan las partes del cerebro, que debes enseñar a tu hijo a tomar decisiones respecto a dónde quieres que llegue, tanto dentro de un par de horas, como dentro de 5 años. Es imprescindible que tú, como padre, también aprendas a identificar tus propias emociones y aprendas a expresarlas de manera responsable, coherente. No olvides que de tu ejemplo es como mejor aprende tu hijo. Si tú no eres coherente, tu hijo aprenderá a no ser coherente.

En conclusión, el cerebro de tu hijo va a madurar a los 23-27 años. Tu hijo será “maduro”, en cuanto su carácter refleje coherencia entre sus hábitos y sus sentimientos. Y esto depende de las conductas, hábitos de pensamiento y valores que tu siembres en este proceso de conexión entre esas partes del cerebro que están madurando. Conductas como la responsabilidad, la empatía, la asertividad, un propósito, el servicio y el respeto. Y valores como la paz, el amor, la verdad, la no-violencia y la rectitud.

Translate »